Noticias

Lates Post
Importancia de la vitamina D en la inmunidad y la protección frente a la COVID-19

Importancia de la vitamina D en la inmunidad y la protección frente a la COVID-19

El día 11 de marzo de 2020, la OMS declaró la pandemia mundial debido al COVID-19. Desde el inicio del brote hasta la fecha de este artículo se han superado ya los 25 millones de contagios notificados en todo el mundo, siendo más de 470.000 los casos declarados en España. De hecho España, a fecha de hoy, es el país europeo con mayor número de contagios.

 

Son muchas las referencias científicas que describen cómo algunos alimentos o nutrientes concretos podrían contribuir en la mejora del sistema inmunitario. En este sentido, la vitamina D podría ser un nutriente esencial, ya que además de su implicación en la salud ósea y otras enfermedades crónicas, parece jugar un importante papel en la modulación de la respuesta inmune y en el padecimiento de enfermedades infecciosas. De hecho en base a esta evidencia, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA por sus siglas en inglés), concluyó que hay evidencia suficiente para establecer una relación causa-efecto entre la ingesta dietética de vitamina D y su contribución a la función normal del sistema inmune y de la respuesta inflamatoria, autorizando por ello la utilización de la declaración saludable “La vitamina D contribuye al funcionamiento normal del sistema inmunitario” en aquellos alimentos que sean fuente importante de esta vitamina.

 

Son escasos los alimentos que destacan por ser fuentes importantes de esta vitamina y entre ellos se encuentran los huevos, el pescado azul y los lácteos, aunque estos últimos en muchos casos son fortificados.

 

De todos ellos, es importante hacer una mención especial del huevo, ya que este alimento es muy valioso desde el punto de vista nutricional por tener una alta densidad de nutrientes. Además de vitamina D, contiene otros nutrientes que también pueden jugar un papel importante en la respuesta del sistema inmune, como por ejemplo la vitamina A, la vitamina B12, el selenio o la colina (10).

 

Por tanto, teniendo en cuenta su contenido en vitamina D y su alto valor nutricional, y que además el huevo es barato y fácil de preparar, promover su consumo en el contexto de una dieta variada y equilibrada podría ser una estrategia útil a tener en cuenta dentro las políticas sanitarias con el fin de contribuir a la mejora del sistema inmunitario y de prevenir problemas de salud futuros.

 

AUTORA: Laura Mª Bermejo López.

 

Profesora Ayudante Doctor del Departamento de Nutrición y Ciencia de los Alimentos de la Universidad Complutense de Madrid). Licenciada en Farmacia, Doctora por la Universidad Complutense de Madrid (UCM). Magíster en Nutrición (UCM). En la actualidad es miembro del Consejo Asesor del Instituto de Estudios del Huevo.